¿Cómo debemos nivelar la curva de Spee con alineadores? 

La curva de Spee es la curvatura natural del plano oclusal que sigue la forma anatómica del arco mandibular. Una curva de Spee aumentada en exceso puede provocar diversos problemas como un desgaste excesivo de los dientes anteriores, problemas periodontales o trastornos articulares. Este último aspecto es frecuente encontrarlo en los casos, donde la curva de Spee aumentada produce un contacto anterior durante el cierre que obliga al paciente a retroposicionar la mandíbula, impactando el cóndilo en la articulación.

Si nos centramos en la mecánica del tratamiento de ortodoncia, una curva de Spee aumentada puede afectar a la corrección de diferentes problemas. Aunque la curva de Spee esté catalogada como un problema del plano vertical, también afectará al problema sagital si no se corrige completamente. Esto es frecuente verlo en los casos de Clase II con sobremordida aumentada. Cuando no corregimos la sobremordida, es decir, cuando no nivelamos la curva de Spee inferior, aparecerán contactos anteriores que bloquearán la mesialización de la arcada inferior y no permitirán finalizar el caso en Clase I.


Caso donde la inadecuada nivelación de la curva de Spee inferior ha provocado contactos entre el canino superior e inferior, bloqueando la distalización superior y la corrección de la Clase II.

Si echamos la vista atrás cuando trabajábamos con brackets, cuando la curva de Spee no se corregía, los contactos entre los brackets de los incisivos inferiores y las caras palatinas de los incisivos superiores también bloqueaban esta corrección sagital. 

En ortodoncia no existe ningún aparato que tenga una predictibilidad del 100%. Por ese motivo, cuando queremos nivelar la curva de Spee hacemos sobrecorrecciones. En ortodoncia tradicional, como los arcos tampoco son capaces de conseguir aplanar la curva de Spee al completo, se utilizaban arcos con forma de curva reversa o se hacían dobleces entre premolares y caninos, por ejemplo, para aumentar la fuerza de intrusión en la región anterior y conseguir nivelar adecuadamente la arcada inferior. Cuando trabajamos con alineadores, vamos a hacer algo similar. Aplicaremos una mecánica en la planificación virtual que nos permita contrarrestar la incapacidad del alineador de conseguir los movimientos al 100%. Para ello, aumentaremos la intrusión de los dientes anteriores y la extrusión de los sectores posteriores, premolares y primeros molares. Con esto tendremos una posición final en el ClinCheck o en el Approver diferente a lo que queremos conseguir en realidad, pero, igual que el arco de curva reversa no es nuestro objetivo final real, lo que aparece en un programa tampoco lo será.

Afortunadamente, tenemos certeza de que estas sobrecorrecciones, en mayor o menor grado, funcionan. Los estudios que comparan la eficacia entre los brackets y Invisalign para intruir o nivelar la curva de Spee han encontrado que ambas herramientas consiguen resultados relativamente similares. Sabiendo esto, podremos esperar que, aplicando la misma estrategia con los alineadores que hacíamos con los brackets, obtendremos resultados similares.


Medición de la Curva de Spee.

Y ahora nos haremos la pregunta: ¿cuántos milímetros de sobrecorrección hacemos? No existe una respuesta perfecta. Si nos basamos en el porcentaje de predictibilidad medio de intrusión, podremos hacer una sobrecorrección estimada de un 40 o un 50 % más de la intrusión necesaria, pero tampoco podemos pensar que es una sobrecorrección perfecta. Las medias están hechas de picos y valles, es decir, dentro de ese 40 % de predictibilidad, hay pacientes donde la predictibilidad habrá sido, por ejemplo, de un 60 % y en otros pacientes, de un 20%. 

Como no sabemos la predictibilidad real que va a tener la intrusión planificada en cada uno de nuestros pacientes (existen muchos factores que afectan a la misma), es recomendable hacer siempre más intrusión de la necesaria. No tengáis miedo de exagerar las sobrecorrecciones, pues  podéis parar en cualquier momento del tratamiento. No es necesario llegar al último alineador de la fase. 

Si, por ejemplo, tenemos una primera fase de 40 alineadores, pero observamos que en la etapa 30 la curva de Spee ya está nivelada, podemos parar el tratamiento ahí, evitando darle al paciente más alineadores que puedan sobreintruir los incisivos y caninos inferiores. Igual que en unos pacientes tendremos el arco de curva reversa activo más meses que en otros, con los alineadores buscaremos hacer algo similar.

Somos nosotros los que controlamos el tratamiento.

Consejo final: En un tratamiento de ortodoncia, salvo que sea una mordida abierta, es recomendable acabar con la curva de Spee plana. Con el paso de los años la curva de Spee tiende a aumentar, y así lograremos prevenir problemas futuros y acabar los casos de una forma más estable.

Goh S y cols. The predictability of the mandibular curve of Spee leveling with the Invisalign appliance. Am J Orthod Dentofacial Orthop 2022;162:193-200 
Rozzi M y cols. Leveling the curve of Spee: Comparison between continuous archwire treatment and Invisalign system: A retrospective study. Am J Orthod Dentofacial Orthop 2022;162:645-55 

Comparte esta entrada:

Otras entradas