Logo Smart aligner services
palatal expander

Palatal Expander en Ortodoncia, ¿merece la pena?

Introducción

¿Será el Palatal Expander una nueva revolución? Desde que la ortodoncia existe, hemos visto pasar diferentes modas o tendencias en las que se priorizaba o se “demonizaba” la expansión, dependiendo de la corriente de pensamiento de cada época. Os podéis imaginar que esta forma de elegir un tratamiento dista ligeramente de ser científica. Aunque pueda basarse en la experiencia y las ideas de uno o varios expertos en la materia, estos expertos tendrán sus sesgos (empezando por el sesgo de confirmación). Pero no estamos aquí para hablar de historia.

Evidencia científica y sobreinformación

Con la entrada del Palatal Expander en el mercado nos surgen dudas sobre qué casos son aptos para este aparato. Aunque los ortodoncistas buscamos un apoyo científico para nuestras decisiones terapéuticas, en nuestro campo se produce una interesante paradoja: la mayoría de doctores queremos una receta o una evidencia clara acerca de cómo tratar un problema, pero, al existir diversas formas de llegar a mismo objetivo, es muy difícil conseguir una solución perfecta.

Existen cientos de estudios y revisiones sistemáticas sobre multitud de temas, desde las propiedades de los composites a cómo aplican las fuerzas los alineadores, pero estos estudios no siempre van a tener la respuesta para guiarnos en nuestra práctica diaria.

La biología y su influencia

La biología tiene un componente imprevisible que responde a diferentes factores, como pueden ser la edad, el sexo o el metabolismo del paciente, y otros muchos que ni siquiera conocemos. Por eso, hay tratamientos de ortodoncia, ya sean de expansión, distalización o de cualquier otro tipo, que van a responder de una forma distinta en cada uno de nuestros pacientes.

Por ejemplo, si vamos a resolver una mordida cruzada y buscamos literatura sobre expansión para saber qué estrategia seguir, nos aparecerán dudas como:

  • ¿Qué expansión tiene mejores resultados, la expansión palatina rápida o la lenta?
  • ¿Qué consecuencias tiene la expansión dentoalveolar?
  • ¿Qué riesgos supone expandir el maxilar?
  • ¿A partir de qué edad es recomendable colocar un disyuntor con microtornillos?
  • ¿Cuántas vueltas doy al día?
  • ¿Cómo puedo ver el grado de maduración de una sutura?
  •  …..

Y, por si esto no fuera poco, en redes sociales tenemos una fuente continua de información donde también nos bombardean constantemente sobre lo bueno que es uno u otro tratamiento.

La combinación perfecta para que tengamos un cacao mental y no sepamos qué es cierto y qué no lo es. Si seguimos a algunos doctores, podremos llegar a pensar que la expansión es un delito, mientras que si vemos a otros, la expansión aparentemente soluciona todos los problemas de la vida del paciente.

Dentro de toda esta incertidumbre que nos genera el exceso de información es donde debe aparecer el sentido común, que no entiende ni de filosofías ni de marketing.

El Poder de la Evidencia y el Palatal Expander

Si acudimos de la evidencia científica como base para la toma de decisiones, las revisiones sistemáticas y metaanálisis son las publicaciones más fiables o, dicho de otro modo, más cercanas a la realidad. La mayoría de artículos concluyen que una expansión lenta puede ser más peligrosa para la cortical vestibular que una expansión rápida o que, a partir de cierto estadio de maduración sutural, la expansión con microtornillos va a ser más segura, lo lógico será decantarse por este tratamiento.

Si os fijáis, el aparato no es lo que prima a la hora de decidir un tratamiento. Está habiendo mucho revuelo estas semanas con el Palatal expander de Invisalign, posiblemente por la publicidad realizada, donde comparan al disyuntor con un aparato de tortura capaz de provocar traumas a los pacientes. Igual es atrevido opinar, pero si su público objetivo son los ortodoncistas, puede que no hayan dado en el clavo con la publicidad. Hasta Coca-Cola tiene anuncios malos.

Ampliando Horizontes: Beneficios del Palatal Expander

Como decíamos antes, olvidémonos del marketing y quedémonos con lo bueno de la noticia: tenemos un aparato más dentro del abanico de posibilidades para hacer tratamientos de expansión. Esto no significa que vayamos a dejar de usar disyuntores convencionales o MARPEs o incluso alineadores para casos de compresión leve. Significa que tenemos una herramienta más dentro de nuestro cajón que podremos usar en los casos que nosotros consideremos que aporte más beneficios.

Un nuevo aparato puede cubrir las deficiencias o puntos débiles de los existentes. Un ejemplo muy bueno de ello son los pacientes con amelogénesis imperfecta o cualquier tipo de alteración del esmalte (o incluso aquellos con propensión a tener aftas), donde no conviene adherir nada sobre sus dientes. El Palatal expander puede suponer una solución óptima para estos pacientes, ya que no necesita adherirse a los dientes para lograr una expansión maxilar.

Conclusión

La toma de decisiones para escoger un tratamiento no sólo se basa en elegir el aparato más efectivo, sino también en encontrar la opción que menos riesgos o menos efectos indeseados pueda causar al paciente. Y nos pongo como ejemplo: en SAS amamos los alineadores, pero sabemos que son limitados y no siempre son la mejor opción para ciertos casos. Por eso utilizamos técnicas auxiliares, como microtornillos, seccionales o cualquier otro tipo de herramienta que pueda ayudar. Si juntamos la evidencia científica con unas pinceladas de realismo y experiencia clínica, podremos estar seguros de que haremos buena ortodoncia.

¿Interesado en aprender más sobre la técnica del Palatal expander y su aplicación en ortodoncia? ¡Únete a nuestro curso presencial “SAS meeting” en Madrid los días 18 y 19 de octubre y profundiza tus conocimientos con expertos en el campo! Reserva tu lugar ahora en nuestra landing page y sé parte de esta oportunidad única de formación práctica. ¡No pierdas la oportunidad de llevar tu práctica ortodóncica al siguiente nivel!

Comparte esta entrada:

Otras entradas